« La sopa mágica de mi papa para el clima »

Para ponerlos en el contexto, me reencontré con el clima parisino por algunas semanas… Un clima que oscila entre la alegría, el frio, la cultura, la lluvia, el terror, la solidaridad, el COP21 y muchos más. Sin embargo existe todavía un lugar donde el clima es estable y caluroso: la cocina de mi papa.

Señor Bounine, Nico para los íntimos, nos crio desde niños con productos sanos, locales, de temporada y cada vez que se podía, con productos orgánicos. ¿Porqué? Sabíamos que era mejor para nuestra salud pero nos costaba siempre justificar que nuestro nutella se haya transformado en una masa marrón de avellanas sin edulcorante sintético y con una etiqueta escrita a mano « nutella bueno para los niños ». Medianamente apetecible.

Hoy en día, por fin entendí que lo que Nico hacia era no solamente bueno para nuestra salud pero también contribuía globalmente a luchar desde su cocina contra el cambio climático:

  1. Comprando productos orgánicos no contaminamos ni la tierra ni nuestro cuerpo con productos químicos inútiles. En cambio, nos alimentamos de vitaminas, minerales y demas nutrientes que el alimento contiene naturalmente.
  2. Con la compra local contribuimos con el circuito corto de comercialización y disminuímos indiscutiblemente la cantidad de intermediarios entre su zanahoria y su olla y así la cantidad de emisiones de CO2 relativa al transporte de los alimentos.

Pero sobre todo Nico (más allá de su receta de nutella), es un cocinero fino. Su amor por la cocina se lo debe a su mama, a quién observaba cocinar durante horas. Por esto tenía ganas de inaugurar esta categoría « happyfood » de mi blog con una receta de mi papa muy simple y que nunca pasa de moda: la crema de calabaza.

Ingredientes:

  • Mitad de una calabaza (si es orgánica déjale su piel)
  • 2 cebollas
  • 2 a 3 papas
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo (si les gusta)
  • unas hojas de cilantro
  • Un caja chica de leche de soja para cocinar o de crema de leche según su gusto

Deja cocinar todos los ingredientes en agua salada a fuego medio durante 30 minutos aproximadamente. Sacar un poco de agua antes de usar la mini pime (todo depende de la textura que quieran darle a su crema). Añadir la crema de leche y mezclar. El mes pasado para los 30 años de mi hermana mayor, reemplacé las papas por un camote grande (le dio un toque suavecito muy rico) y lo serví con semillas de sésamo tostado¿Les gustaría probarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *